lunes, 24 de febrero de 2014

Un mapa para mi hijo

H. Jackson Brown escribió unos cuantos consejos, para dárselos a su hijo cuando comenzara la Universidad y lo llamó "Un pequeño manual para la vida".

  • Elogia a tres personas cada día.
  • Contempla el amanecer por lo menos una vez al año.
  • Déjales buenas propinas a las camareras que te sirven el desayuno.
  • Mira a los ojos a las personas
  • Di "gracias" con frecuencia.
  • Di "por favor" con frecuencia.
  • Gasta menos de lo que ganes.
  • Trata a la gente como quisieras que te trataran.
  • Dona sangre todos los años.
  • Haz nuevas amistades, pero cultiva las viejas.
  • Guarda los secretos
  • No pierdas el tiempo aprendiendo "las artimañas del oficio". Mejor aprende el oficio.
  • Reconoce tus errores.
  • Sé valiente. Si no lo eres, finge serlo; nadie advierte la diferencia.
  • Escoge una campaña de beneficiencia en tu comunidad y apóyala generosamente con tiempo y dinero.
  • Utiliza las tarjetas de crédito sólo por comodidad; nunca por el crédito.
  • No engañes.
  • Fíjate un año como plazo, para leer la Biblia de principio a fin.
  • Aprende a escuchar.  A veces, las oportunidades tocan muy quedo a la puerta.
  • Nunca prives a nadie de la esperanza; puede ser lo único que una persona posea.
  • En tus oraciones no pidas cosas, sino sabiduría y valor.
  • No tomes decisiones cuando estés enojado.
  • Cuida tu postura física.
  • Cuando entres en un recinto, hazlo con determinación y confianza.  
  • Nunca hables de negocio en un elevador. No sabes quién podría oírte.
  • No pagues un trabajo hasta que esté concluído.
  • Sustituye la palabra problema por oportunidad.
  • Aléjate de las murmuraciones.
  • Cuídate de quien no tenga nada que perder.
  • Cuando afrontes una tarea difícil, procede como si fuera imposible fallar.
  • No aceptes más compromisos de los que puedas cumplir.  Aprende a decir "no" con cortesía y presteza.
  • No esperes que la vida sea justa.
  • Nunca subestimes el poder del perdón.  
  • No dudes en perder una batalla si esto te lleva a ganar la guerra.
  • Con respecto a los muebles y la ropa: si piensas usarlos durante cinco años o más, compra lo mejor que puedas pagar.
  • Sé atrevido y valiente. Cuando vuelvas la vista atrás, lamentarás más las cosas que no hayas hecho que aquellas que hiciste.
  • Olvídate de los comités.  Las ideas nuevas, nobles y capaces de cambiar al mundo provienen siempre de una persona que trabaja sola.
  • Declara la guerra a la basura.
  • Los músicos callejeros son un tesoro. Deténte un momento y escúchalos. Déjales luego un pequeúo donativo.
  • Cuando arrostres un problema grave de salud, busca la opinión de tres médicos por lo menos.
  • No salgas de tu casa tras discutir con tu esposa.
  • Si obtienes servicios, alimentos o productos de mala calidad, notifícalo a la persona responsable.  Los buenos administradores apreciarán la información.
  • No aplaces las cosas.  Haz lo que sea preciso en el momento preciso.
  • Establece con claridad tus prioridades. Nadie, en su lecho de muerte, ha exclamado: "¡Caramba, si hubirea pasado más tiempo en la oficina!"
  • No temas decir: "No sé".
  • No temas decir: "Lo siento".
  • Elabora una lista de 25 cosas que desees experimentar antes de morir.  Llévala en tu cartera y consúltala con frecuencia.
  • Llama por teléfono a tu madre.

domingo, 2 de febrero de 2014

Pan de Guineo y Fresas



Ayer Sábado, cuando estaba terminando de limpiar la casa, llegó mi hija con su papá del "Super" y me trajo unas fresas. Le dije que podíamos preparar de cena un pan de guineo con chocolate, bañado en una almíbar de fresas. Luego, noté que se había hecho muy tarde y le sugerí mejor lo dejáramos para la cena del domingo porque el pan de guineo duraría 1 hora en el horno y nos tocaría cenar a las 11:00 de la noche. Anabella insistió diciendo que no importaba, pues al día siguiente ella no tendría que ir al Colegio.

Procedí a revisar en mis tableros de "Pinterest" recetas de panes de guineo con chocolate y me dí cuenta de que no tenía en casa todos los ingredientes que se necesitaban, entonces mi hija sugirió que hicierámos la receta del pan de guineo fácil (publicada en este blog) y le agregáramos las fresas. Ya con ella, de Asistente en la Cocina, nos pusimos a inventar.  

Esta fue la receta que obtuvimos, con algunos cambios que le hicimos a la anterior y le pusimos por nombre "Pan de Guineo y Fresas", el regalo de mi hija y mío para ustedes, por motivo de San Valentín. Veamos:


English Version 

Ingredientes:

Para el Pan

2 tazas de harina de trigo
2 cucharaditas polvo de hornear
3/4 taza de puré de guineos maduros 
(2 guineos)
1 taza de fresas lavadas y picadas
1 cucharada de mantequilla derretida
1 cucharada de aceite
1 huevo
1 taza de azúcar
1/2 cucharadita de bicarbonato de soda
1/2 cucharadita de canela molida
1/2 cucharadita de vainilla
Una pizca de nuez moscada
Molde de Pan 4 1/2" x 8 1/2 "

Para el almíbar de fresas

1 taza y media de fresas lavadas 
y picadas
1/4 taza de agua
1/4 taza de azúcar 

Preparación: 

Mezcle en una fuente harina, azúcar, polvo de hornear, bicarbonato de soda, canela molida y nuez moscada.

En otra fuente, mezcle el puré de guineos, el huevo batido, la mantequilla, el aceite y la vainilla.

Una las dos mezclas. Agregue una taza de fresas picadas.

Engrase con suficiente mantequilla o aceite el molde de pan, agregue la mezcla y lleve al horno a 350° F. por 1 hora. (Como mi horno calienta mucho, lo horneé a 300° F. por 50 minutos).

Para  hacer el almíbar, caliente en un sartén las fresas y el azúcar por 20 minutos a fuego lento.

Pasado el tiempo, retire del horno el pan y deje refrescar por 20 minutos, para luego desmoldar en un plato o bandeja. Bañe con el almíbar de fresas por encima.

Tiempo de Preparación: 30 minutos
Tiempo de Horno: 1 hora 
Número de Servicios: 6 


Estamos participando en:

The Charm of Home Party
Stone Gable The Scoop 
Hope in Every Season Homemaking Party